AMANECE EN EDIMBURGO*

amanece en edimburgoSunshine on Leith

fuente: almudi.org
Dirección: Dexter Fletcher

Año: 2014
Dirección: Dexter Fletcher. País: Reino Unido.

Género: Comedia dramática,musical, romance.

Interpretación: George MacKay (Davy), Kevin Guthrie (Ally), Jane Horrocks (Jean), Peter Mullan (Rab), Freya Mavor (Liz), Antonia Thomas (Yvonne), Jason Flemyng. Guion: Stephen Greenhorn. Producción: Andrew Macdonald, Allon Reich, Arabella Page y Kieran Parker

Muy buenas críticas y un rotundo éxito de público ha cosechado en Gran Bretaña esta brillante adaptación fílmica de la obra teatral musical “Sunshine on Leith”, del escocés Stephen Greenhorn, estrenada en 2007 y basada en diversas canciones del grupo folk-rock The Proclaimers, formado por los gemelos Charlie y Craig Reid, también escoceses.

Se trata de una audaz producción dramático-musical, similar en sus planteamientos a “We Will Rock You” —con temas de Queen, la mítica banda rock londinense— o “Mamma Mia!”, elaborada a partir de baladas de Abba, el famoso conjunto sueco de música pop.

Dos buenos amigos, Davy (George MacKay) y Ally (Kevin Guthrie), regresan a Edimburgo después de haber cumplido el servicio militar en la guerra de Afganistán. Ambos se readaptan con mayor o menos éxito, y continúan sus relaciones sentimentales: Ally con Liz (Freya Mavor), la hermana de Davy, que se plantea ejercer como enfermera fuera de Escocia; y Davy con la inglesa Yvonne (Antonia Thomas).

Mientras tanto, los padres de Davy, Rab (Peter Mullan) y Jean (Jane Horrocks) preparan meticulosamente sus bodas de plata. Todo va bien hasta que una revelación del pasado de Rab amenaza con destruir a la familia y separar a las tres parejas.

En esta tragicomedia nostálgica, amable y optimista, el actor y director inglés Dexter Fletcher (“Wild Bill”) consigue hilvanar con vigor los vistosos números musicales —muy bien coreografiados en emblemáticos parajes de Edimburgo— sin perder nunca el tono realista de las tramas principales.


EL UNICO SUPERVIVIENTE*

El-ultimo-superviviente-27189-CEl único superviviente

fuente: decine21

121 min. |

Año: 2013
País: EE.UU.
Dirección: Peter Berg
Intérpretes: Mark Wahlberg, Emile Hirsch, Alexander Ludwig, Taylor Kitsch, Ben Foster, Eric Bana, Jerry Ferrara, Dan Bilzerian, Scott Elrod, Yousuf Azami, Ali Suliman, Rohan Chand
El único superviviente sigue el duro periplo de Luttrell, miembro del equipo de élite de los Navy SEALs, que en 2005 se internó en Afganistán con tres compañeros para cumplir la misión encubierta de eliminar a un peligroso líder talibán. Cuando han logrado localizarle, y están a punto de llevar a cabo su cometido, se les planteará un complejo dilema, que les hará debatirse entre traicionar sus principios morales o poner en peligro su misión y arriesgar sus vidas.

En el que posiblemente sea su mejor trabajo, Berg adelanta en el título y al principio del film –el grueso del mismo está narrado en flash-back–, y por si alguien no conocía el hecho recreado, que éste acabó con trágicos resultados. A pesar de conocerse más o menos el final de El único superviviente, logra enorme tensión gracias a una vibrante realización que remite a Black Hawk derribado.

Pero Berg no olvida que lo realmente importante reside en el elemento humano, con las suficientes ráfagas en torno a la descripción de unos personajes agobiados por un enemigo casi invisible, lo que recuerda en cierta medida al gran clásico del subgénero de los pelotones en apuros, La patrulla perdida, de John Ford. Lo consigue gracias a la ayuda de competentes actores, encabezados por Mark Wahlberg en plena forma, a quien acompaña un solvente reparto en el que brillan Ben Foster, Emile Hirsch, Taylor Kitsch, Alexander Ludwig, y a pesar de la brevedad de su papel, Eric Bana, como el oficial al mando.

Quizás sobran en El único superviviente algunos innecesarios ramalazos un poco ‘patrioteros’, lo mismo que un largo epílogo, un tanto pesado, que presenta numerosas fotos de los auténticos protagonistas. Pero por contra, da que pensar sobre las consecuencias de las buenas acciones y la necesidad de tomar el camino recto, aunque se trate también del más complicado. El tramo final consigue resultar emotivo.


EL CREPUSCULO DE LOS DIOSES*

 

El_crep_sculo_de_los_dioses-536488-full

 

 

Año 1950
País:ESTADOS UNIDOS

fuente. filmafinity

Director Billy Wilder

Reparto William Holden, Gloria Swanson, Erich von Stroheim, Nancy Olson, Fred Clark, Jack Webb
GéneroCine negro. Drama |
Sinopsis
Joe Gillis es un joven escritor de segunda fila que, acosado por sus acreedores, se refugia casualmente en la mansión de Norma Desmond, antigua estrella del cine mudo, que vive fuera de la realidad, acompañada únicamente de su fiel criado Max. A partir de ese momento, la actriz pretende que Joe corrija un guión que ella ha escrito y que va a significar su regreso al cine.
Una película desoladora, cruel, en la que el humor siempre presente en la obra de este autor queda descartado o, cuando aparece, lo hace acompañado de la amargura. Ficción y realidad (son numerosos los cameos, algunos crueles como el de Keaton, N. Olson –el Jesús de C.B. DeMille-, otros irónicos como el de Cecil. B. DeMille o el de H. Hooper) se dan aquí la mano para mostrarnos la historia de una antigua estrella del cine muda recluida en su anacrónica mansión y olvidada por ese público fiel que algún día la idolatró. A esa mansión llega un guionista perseguido por sus acreedores que comenzará a establecer una relación vampírica (será primero el guionista de “Salomé”, el “comeback” con el que quiere retornar la diva; pero acabará convertido en gigoló en un ciudad donde los sueños se mueven por dinero). Este argumento servirá para que Wilder y Brackett (será su última colaboración juntos y la mejor junto con “Ninotchka”; todo un hallazgo que la película sea narrada por un muerto) pasen revista con todo lujo de detalles y sin ahorrar en crueldades la naturaleza de esta industria de los sueños, que hace vivir a sus protagonistas en pos de una demanda siempre perpetua de carnea fresca, auténticas pesadillas.
l trío protagonista está en estado de gracia. Comenzando por la extraordinaria G.Swanson que dota a su gestualidad exagerada ese deje de locura en la que terminará su caída (maravillosa la secuencia en la que imita a Chaplin, o el primer plano final, con esa mirada que congela la sangre). Mi admiradísimo Erich V. Stroheim, aquí como criado y antiguo director (las imágenes que pasan para mostrar el esplendor de aquellos son de “La Reina Kelly”, película inconclusa producida por el amante de Swanson, J.P. Kennedy, y que supuso la expulsión definitiva de la industria de este GENIO), en una actuación contenida, sobria, pero profundamente humana. Para terminar el triángulo W. Holden, que borda a la perfección su figura cínica que no se redimirá la historia de ilusión y amor que sostiene con Betty Shaefer.
En resumen, “El Crepúsculo de los Dioses” es una genialidad de un maestro único que sí sabía hacer cine a lo grande.


EL PASADO

ImageHandler (2)Le passé

fuente:almudi.org

Dirección: Asghar Farhadi

Año: 2013
Dirección y guion: Asghar Farhadi. Países: Francia eItalia. Año: 2013. Duración: 130 min. Género: Drama.Interpretación: Bérénice Bejo (Marie), Tahar Rahim (Samir), Ali Mosaffa (Ahmad), Pauline Burlet (Lucie), Elyes Aguis (Fouad)

Tras ganar el Premio a la mejor actriz (Bérénice Bejo) en el Festival de Cannes 2013 y optar al Globo de Oro a la mejor película en habla no inglesa y a cinco Premios César —incluido el correspondiente a mejor película—, se estrena en España “El pasado”, la primera película fuera de su país del cineasta iraní Asghar Farhadi (“A propósito de Elly”).

En ella profundiza en los efectos nocivos del divorcio en los cónyuges y en los hijos, tema que ya afrontó magistralmente hace tres años en la premiadísima “Nader y Simin, una separación”, Oscar, Globo de Oro e Independent Spirit Award al mejor filme en lengua no inglesa, y Oso de Oro a la mejor película en el Festival de Berlín 2011, donde el conjunto de sus actores y actrices fue también galardonado con el premio a las mejores interpretaciones masculina y femenina.

Después de cuatro años de separación, el iraní Ahmad (Ali Mosaffa) llega a París desde Teherán, a petición de Marie (Bérénice Bejo), su esposa francesa, una modesta farmacéutica que quiere formalizar el que será su segundo divorcio. Durante su corta estancia, Ahmad descubre la relación conflictiva que Marie mantiene con su hija adolescente, Lucie (Pauline Burlet), fruto de su primer matrimonio.

La chica no se lleva bien con el actual novio de su madre, Samir (Tahar Rahim), dueño de una tintorería, cuya esposa está en coma profundo y cuyo pequeño hijo Fouad (Elyes Aguis) malvive con Marie, Lucie y Léa (Jeanne Jestin), la hermana pequeña de ésta. Los esfuerzos de Ahmad para intentar mejorar esas complejas relaciones familiares dejarán al descubierto varios secretos dolorosos.

Quizás “El pasado” se alarga demasiado y carga la mano en el melodrama, cayendo —como ya caía “Nader y Simin, una separación”— en un excesivo fatalismo. Aunque, por otra parte, esa acumulación de desgracias de los personajes es un recurso narrativo muy habitual en el mejor cine iraní. Algunos la considerarán también menos redonda y emotiva que su inmediata antecesora.

Por todo lo dicho, hay que poner este nuevo filme de Asghar Farhadi en los primeros puestos de la larga lista de películas que han afrontado el divorcio con valentía

 


EN UN LUGAR SIN LEY*

 

 

Aint-Them-Bodies-Saints-26187-CEn un lugar sin ley*

fuente: decine21.

Ain’t Them Bodies Saints

90 min. | Drama
Año: 2014
País: EE.UU.
Dirección: David Lowery
Intérpretes: Rooney Mara, Casey Affleck, Ben Foster, Keith Carradine, Nate Parker, Rami Malek, Charles Baker, Heather Kafka

Bob (Casey Affleck) y Ruth (Rooney Mara) son una joven pareja de fugitivos en los años 70. Enamorados y despreocupadamente felices, sobreviven gracias a los delitos que cometen, ajenos a los peligros de vivir al margen de la ley. Un día Ruth, accidentalmente, mata a uno de los policías que los están persiguiendo. Bob asume la culpa y es arrestado. Cuatro años después, incapaz de soportar por mas tiempo la separación de su mujer y de su hija, a la que no ha llegado a conocer, Bob escapa de prisión con un único objetivo: recuperarla
Un pueblecito de Texas. Los hermanos Muldoon, Bob y Freddie, y la mujer de Bob, Ruth Guthrie, cometen un robo que sale mal. Tras un tiroteo, Freedie muere y Bob y Ruth, que está embarazada, son capturados. Bob será encarcelado mientras que Ruth queda en libertad y durante cuatro años cuidará sola de su hija. Cuando llega la noticia de que Bob ha escapado, la policía del pueblo se pondrá alerta ante la inminente llegada de Bob. Al frente estará el agente Wheeler, quien se siente atraído por Ruth.

Cine poderoso, de mundos interiores, de personajes recios, de vidas duras, de presentimientos trágicos. El director David Lowery (de amplia trayectoria como cortometrista y con dos largometrajes en su haber) ofrece una historia que engancha, también porque narra siempre al filo de la navaja, sin explayarse un ápice, huyendo de la explicitud, echando mano de los mínimos puntos de apoyo para edificar su historia. Los detalles parecen ser lo de menos para él, de modo que las elipsis son constantes y sólo parecen contar dos momentos: ése en el Bob y Ruth se separan y ése en el que pretenden reencontrarse. En medio, algunos personajes que pululan por ahí: el sheriff enamorado de ella, el sufriente padre del fugitivo, los hombres que buscan venganza, el amigo.

 


MADRE E HIJO*

ImageHandler (1)

 

Dirección: Calin Peter Netzer

fuente. almudi.org

Año: 2014

Dirección: Calin Peter Netzer. País: Rumanía

. Año: 2013

. Duración: 112 min.

Género: Drama.

Interpretación: Luminita Gheorghiu (Cornelia), Bogdan Dumitrache (Barbu), Ilinca Goia (Carmen), Natasa Raab (Olga), Florin Zamfirescu (Aurelian), Vlad Ivanov (Dinu). Guion: Razvan Radulescu y Calin Peter Netzer.Producción: Ada Solomon y Calin Peter Netzer. Fotografía: Andrei Butica. Montaje: Dana Lucretia Bunescu. Diseño de producción: Malina Ionescu. Vestuario: Irina Marinescu.Distribuidora: Golem. Estreno en Rumanía: 8 Marzo 2013. Estreno en España: 23 Mayo 2014.

Reseña:

Rumania, en la actualidad. Una fría noche de marzo, el perdido Barbu (Bogdan Dumitrache), de 32 años, atropella involuntariamente a un niño en bicicleta, que muere pocas horas después del accidente. Barbu conducía bastante por encima del límite de velocidad, de modo que seguramente le espera una pena de entre tres y quince años de prisión.

Pero su madre Cornelia (Luminita Gheorghiu) intenta salvar a su hijo por todos los medios, legales o no. Para ello, esta aguerrida arquitecta sexagenaria, casada con un mediocre alto funcionario, activa todos los resortes que le permite su pertenencia a la nueva clase dominante rumana.

Aquí destaca especialmente la sensacional interpretación de la veterana Luminita Gheorghiu, que echa sobre sus hombros la veracidad del duelo entre la madre dominadora y el hijo frágil, también muy bien encarnado por Bogdan Dumitrache. Por su parte, la hiperrealista puesta en escena prima el drama familiar sobre la intriga judicial o la denuncia política, lo que facilita su conexión con el espectador.
A veces, la acción se dilata en exceso, la tragedia se extrema demasiado, la constante cámara en mano agota, los diálogos groseros irritan y el ritmo se torna plúmbeo. Pero, en general, las virtudes de este filme se imponen a sus defectos, hasta decantar en un desenlace memorable.


NOÉ*

ImageHandler

 

Noé

fuente: almudi.oreg

Dirección: Darren Aronofsky

Año: 2014

Público: Jóvenes (2)

Dirección: Darren Aronofsky.País: USA. Año: 2014.

Duración: 138 min.

.Interpretación: Russell Crowe (Noé), Jennifer Connelly (Naamé), Ray Winstone (Tubal Caín), Emma Watson (Ila), Logan Lerman (Cam), Anthony Hopkins (Matusalén), Douglas Booth (Sem), Nick Nolte (Samyaza), Mark Margolis (Magog), Kevin Durand (Rameel),Marton Csokas (Lamech). Guion: Darren Aronofsky y Ari Handel

Reseña:

Ocho generaciones después de Adán y Eva, la mayoría de los seres humanos se han degradado moralmente hasta límites insospechados, y están asolando la Tierra. Sobre todo los violentos y carnívoros descendientes del asesino Caín, que imponen su ley a sangre y fuego, despreciando la voluntad de Dios y la dignidad de cada hombre y mujer, creados a su imagen y semejanza.

Sólo permanecen fieles a Dios y respetan la Naturaleza unos pocos descendientes de Set, el tercer hijo de la primera pareja. Los lidera un nieto del eremita Matusalén (Anthony Hopkins), el fidelísimo Noé (Russell Crowe), que vive pacíficamente con su esposa Naameh (Jennifer Connelly), los tres hijos de ambos —Shem (Douglas Booth), Ham (Logan Lerman), y Japheth (Leo McHugh Carroll)—, y la acogida Ila (Emma Watson), que es estéril, lo que enturbia su relación amorosa con Shem.

Un día, Dios anuncia a Noé en una visión que está harto del ser humano, y que va a destruir el mundo con un letal diluvio, para después rehacerlo de nuevo. Así que encomienda al piadoso patriarca la construcción de un arca, un inmenso barco que sólo dará cobijo a su propia familia y a una pareja de todas y cada una de las especies animales. En la construcción del arca ayudarán a Noé unos dolientes gigantes de piedra, los Vigilantes, que son en realidad ángeles caídos, condenados temporalmente a vagar por la Tierra.

Los colosos también defenderán al patriarca y a su familia de los ataques de los crueles cainitas, liderados por el temible Tubal Caín (Ray Winstone). Mientras tanto, Noé se convence de que Dios quiere exterminar a todos los seres humanos, incluida a su propia familia. De modo que se niega a buscar novia a sus dos hijos Ham y Japheth, lo que genera un tenso conflicto familiar.

El singular cineasta neoyorquino Darren Aronofsky (“Pi”, “La fuente de la vida”, “El cisne negro”) adapta libremente el relato del “Génesis” sobre Noé y el diluvio universal, siguiendo más las tradiciones judías que las cristianas, sobre todo respecto a los Vigilantes, descritos en la Biblia con misteriosas palabras: “En aquellos días —y también después— había gigantes en la tierra, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron hijos; éstos fueron los héroes famosos de antaño”.

Quizás por este planteamiento, a ratos la película deriva hacia un enfoque más ecologista, mitológico y existencial que verdaderamente religioso. De todas formas, en sí tiene interés el duelo que propone entre la fe inconmovible y algo tosca de Noé, y el voluntarismo casi nietzscheano del imaginario Tubal Caín, sobre todo porque asume la ayuda de la gracia divina al primero y el desesperado nihilismo hacia el que se encamina el segundo. Más discutible es el dilema ecológico-existencial de Noé sobre la pervivencia del ser humano y de su propia familia, pues contradice lo señalado en la Biblia, que pone en boca de Dios las siguientes palabras: “Entraréis en el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos”.

De todas formas, este último conflicto dramático depara los mejores momentos del filme, sobre todo porque en ellos brillan especialmente las excelentes interpretaciones de Russell Crowe, Jennifer Connelly, Emma Watson y Logan Lerman. En este sentido, la película sufre una notable irregularidad narrativa, pues este drama familiar tiene muchísimo más vigor que la trama épico-catastrofista —espectacular, pero convencional, en sus recreaciones de las batallas y del diluvio— o que la estricta recreación de las relaciones de Dios con Noé y sus antecesores, resuelta con un difuso onirismo visual, que se agrava con las insustanciales y crípticas apariciones de Matusalén, en las que se desaprovecha a Anthony Hopkins. De todas formas, también en este ámbito la película goza de aciertos parciales, como la radiante representación de la gloria edénica de Adán y Eva.

Queda así una película narrativamente desequilibrada y parcialmente discutible, pero bien rodada e interpretada, espectacular e interesante, que permite reflexionar sobre la fragilidad y trascendencia de la naturaleza humana.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 61 seguidores