Archivo mensual: junio 2012

Un dios salvaje

Fuente: decine21.com

7/10

79 min. | Comedia | Drama

Público apropiado: Jóvenes

Año: 2011

País: Alemania, España, Francia, Polonia

Dirección: Roman Polanski

Intérpretes: Kate Winslet, Christoph Waltz, Jodie Foster, John C. Reilly

Argumento: Yasmina Reza (Obra de teatro)

Guión: Roman Polanski, Yasmina Reza

Música: Alberto Iglesias

Fotografía: Pawel Edelman

Dos chavales tienen una pelea en el parque, a resultas de la cual uno casi saca un ojo al otro. Sus civilizados padres conciertan un encuentro para limar asperezas y lograr una solución justa… Pero puede que no sean tan civilizados. O que llamen civilización a cualquier cosa.

Adaptación de la obra de teatro de Yasmina Reza de 2006, a cargo de ella misma y de Roman Polanski, el director de la cinta. Se trata de una disección implacable de cuatro personajes representativos de la clase culta occidental, que tras unas maneras suaves y unas supuestas cotas altas de razonabilidad, ocultan prejuicios y actitudes ciertamente mezquinas. El enfoque tragicómico es altamente ácido, somos testigos de cómo unos cónyuges que supuestamente se llevan bien, albergan en su interior rencores mil –porque el marido está todo el día pegado al teléfono, sin importarle que ante sus narices tenga asuntos urgentes que atender; porque la esposa sea una maniática perfeccionista, con el corazón apegado a cosas ridículas; etcétera, etcétera–, o están atados de pies y manos por las variadas directrices de lo políticamente correcto, que los desconectan del mundo real. Los hábitos culturales, la educación de los hijos, la conciliación de vida familiar y trabajo, la protección de los animales, la ética profesional, son algunas de las cuestiones que salpican los animados diálogos, donde Polanski sabe sacar todo su jugo a despedidas en falso y a alguna que otra sorpresa embarazosa.

En ningún momento se trata de ocultar el origen escénico de esta cinta coproducida por Francia, España, Polonia y Alemania, aunque Polanski –que ya tiene experiencia en adaptar obras de teatro, piénsese en La muerte y la doncella– sabe airearla en el prólogo y epílogo en el parque, o moviendo a los personajes por el apartamento de uno de los matrimonios y el rellano de la escalera, con los amplios ventanales que permiten vislumbrar los rascacielos neoyorquinos.

Llama la atención el equipo de lujo para el diseño artístico y el vestuario –los artífices de El padrino Dean Tavoularis y Milena Canonero–, cuya presencia casi parece exagerada, aunque su trabajo es ciertamente impecable. Lo que está claro es que el film es un auténtico regalo para los actores, y no es fácil señalar quién esta mejor del cuarteto que componen Jodie Foster y John C. Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz, cada personaje tiene sus rasgos peculiares y está perfectamente pillado.

Anuncios

Secretariat

Fuente: decine21.com

6/10

123 min. | Deportivo | Drama

Público apropiado: Todos-jóvenes

Año: 2010

País: EE.UU.

Dirección: Randall Wallace

Intérpretes: Diane Lane, John Malkovich, Scott Glenn, James Cromwell, Dylan Walsh, Fred Dalton Thompson, Kevin Connolly, Nestor Serrano, Margo Martindale, Nelsan Ellis, Otto Thorwarth

Argumento: William Nack (libro “Secretariat: The Making of a Champion”)

Guión: Mike Rich

Música: Nick Glennie-Smith

Fotografía: Dean Semler

Distribuye en cine: Walt Disney

 

Penny Chenery, madre de cuatro hijos y ama de casa, que siempre ha estado dedicada a su hogar, se hace cargo del establo de caballos de carrera de su padre enfermo. A pesar de su inexperiencia es una mujer de carácter que se propone ganar trofeos, y tiene la intuición de que uno de sus potros, Secretariat tiene posibilidades de convertirse en un campeón. Alistará a un veterano entrenador para que lleve al equino a la victoria…

 

Randall Wallace, director de El hombre de la máscara de hierro y Cuando éramos soldados, escritas por él, parte en esta ocasión de un guión ajeno, de otro autor con mayúsculas, Mike Rich, mucho menos conocido, pero que tiene en su haber títulos como Descubriendo a Forrester. Rich adapta un libro de William Nack que recrea la historia real de un caballo que hizo historia en las carreras en Estados Unidos en los años 70.

Secretariat no pretende ni mucho menos abrir nuevos caminos fílmicos, sino que sigue el esquema típico de las películas de superación personal, y recuerda por momentos a otras películas de caballos, como Seabiscuit y El corcel negro. Pero Wallace sabe imprimir a la historia el adecuado tono épico y cuenta con un reparto de campanillas, encabezado por Diane Lane y John Malkovich, que están nuevamente a la altura de lo que se espera de ellos. Además, rueda con solvencia y se luce en las carreras, especialmente en la primera en la que participan profesionalmente el potro y su nuevo jockey. Quizá lo más novedoso sea mostrar la determinación de Penny, una mujer, para lograr su sueño, a la vez que sufre por las tensiones familiares a las que conduce su dedicación a Secretariat.

El film ha sido elogiado por los conocedores del mundo de la hípica, por su cuidada reconstrucción de la historia real. Pero su mayor mérito es que también resulta interesante para los profanos, porque consigue crear la suficiente tensión dramática y emoción en las competiciones.


The artist

Fuente: decine21.com

9/10

100 min. | Drama | Romántico
Público apropiado: Jóvenes
Año: 2011
País: Francia
Dirección: Michel Hazanavicius
Intérpretes: Jean Dujardin, Bérénice Bejo, John Goodman, James Cromwell, Penelope Ann Miller, Missi Pyle
Guión: Michel Hazanavicius
Música: Ludovic Bource
Fotografía: Guillaume Schiffman

Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo, sus películas son garantía de entretenimiento y una máquina de ganar dinero. Lo que no impide que viva en un matrimonio infeliz. Conocerá a Peppy Miller, una joven con deseos de triunfar en la pantalla, y a la que echa un pequeño cable. La llegada del sonido para las películas supondrá el declive de Valentin, mientras que Miller alcanza la cumbre del éxito. Aunque ella trata de ayudar al otro, existe una dificultad difícil de salvar, su orgullo, que le hace despreciar el cine hablado y cualquier gesto de compasión de los otros.

Asombrosa y genial film de Michel Hazanavicius, cuya carrera hasta la fecha no era especialmente brillante, lo más destacado era la saga de espías OSS 117. Aquí ha tomado la opción radical de entregar una película muda a la antigua usanza, lo que incluye formato de pantalla 4:3, rótulos como los de antaño, acompañamiento de orquesta, gesticulación exagerada de los actores para remarcar su estado anímico… También el recurso al montaje paralelo o los ángulos al más puro estilo expresionista.

Pero Hazanavicius no se limita a rodar una película que pudiera creerse que fue hecha en la etapa del cine mudo, sino que juega a que el espectador advierta lo que se ha quedado en el camino debido a los avances técnicos, y lo que supuso la introducción de las películas habladas en determinados actores, idea que estaba presente en clásicos como Cantando bajo la lluvia y El crepúsculo de los dioses, que son citados muy sutilmente. De modo que hay recursos geniales, en que el sonido puede aparecer inesperadamente, o en que un determinado ruido expresado en un rótulo puede ser un original hallazgo para sorprender al espectador.

A los que atacan determinadas películas tachándolas de maniqueas, no se sabe cómo calificarán un film que sabe a obra maestra casi desde su arranque. Porque la película no deja de ser un cuento moral, con aire de folletín, donde hay espacio para las risas, las lágrimas y el amor, y en que se fustiga la soberbia y se alaba el amor desinteresado, que puede detectarse en la sensible Peppy, pero también en un simpático y fiel perrillo que es una de las figuras de la película. Hazanavicius ha hecho un casting perfecto, los actores parecen en efecto de finales de la década de los 20 y principios de los 30. Bérénice Bejo es de una belleza y bondad arrebatadoras, y Jean Dujardin atrapa todos los matices de quien cae desde lo más alto hasta el abismo


DOCUMENTALES NÚMERO 4

ATRAPADOS EN EL HIELO:  la incursión de Sir Ernest Shackleton en el Endurance a la Antártida entre 1914 y 1916 es una de las más grandes historias de supervivencia de ña humanidad.

FERRAN ADRIÁ

LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LEHMAN BROTHERS: la verdadera historia del colapso de Lehman Brothers, una de las principales instituciones financieras americanas.

POMPEYA EL ÚLTIMO DÍA


Tentación en Manhattan *

Fuente: decine21.com

90 min. | Comedia
Público apropiado: Jóvenes

5/10

Año: 2011

País: EE.UU.
Dirección: Douglas McGrath
Intérpretes: Sarah Jessica Parker, Christina Hendricks, Greg Kinnear, Olivia Munn, Kelsey Grammer, Jessica Szohr, Pierce Brosnan
Argumento: Allison Pearson (novela)
Guión: Aline Brosh McKenna
Música: Rachel Portman
Fotografía: Stuart Dryburgh

Tras la discreta acogida por parte del público de la excelente Historia de un crimen, sobre la relación de Truman Capote con los asesinos que le inspiraron para escribir “A sangre fría”, Douglas McGrath cambia por completo de registro, y dirige una comedia romántica sin muchas pretensiones. Parte de un guión de Aline Brosh McKenna, que basándose en su propia experiencia personal escribió El diablo viste de Prada. En esta ocasión, McKenna adapta el libro de Allison Pearson que se editó en España como “La vida frenética de Kate”.

Casada y con dos hijos y también prolífica guionista, y aunque parte de un libro ajeno, se intuye que McKenna ha puesto también en esta ocasión mucho de sí misma en el libreto. Kate Reddy, ejecutiva de éxito de una importante empresa de gestión financiera, se ve obligada a hacer auténticos malabarismos para atender a su marido, arquitecto, y a sus hijos, a los que casi no puede ver por sus constantes viajes. Su situación se vuelve más complicada cuando tiene que ocuparse de un nuevo proyecto profesional junto con Jack Abelhammer, un tipo tan refinado como atractivo. Como pasa mucho tiempo con Jack, entre ellos surge cierta atracción, por mucho que Kate ni se plantea la infidelidad…

Se puede argumentar en contra de esta cinta que todo es convencional, y excesivamente rutinario y previsible, y que el conflicto apenas despierta tensión dramática. Además, los personajes son claros clichés, y todo parece montado como vehículo de lucimiento facilón en torno a Sarah Jessica Parker, que viene a interpretar a una prolongación de su Carrie Bradshaw de Sexo en Nueva York con la variante de que se ha convertido en madre.

McGrath, cuyo mayor logro es que ha sido uno de los pocos guionistas con los que ha colaborado Woody Allen, en concreto en Balas sobre Broadway, aspira también a retratar a neoyorquinos típicos con una puesta en escena que quiere recordar lejanamente a la de las películas del genial realizador y actor. No llega ni mucho menos a la altura, pero aunque se aparta del cine de su modelo en el tono, se agradece que sea extremadamente positivo en sus reflexiones sobre la conciliación entre trabajo y vida laboral.

El film es poca cosa, pero contiene un sentido alegato a favor de la maternidad. Además, Sarah Jessica Parker es un actriz solvente, con gracia para la comedia y está rodeada de actores eficaces, como Pierce Brosnan (Abelhammer), Greg Kinear (el marido), la actriz de Mad Men Christina Hendricks (compañera de trabajo y amiga) y el inolvidable actor de Cheers y Frasier Kelsey Grammer (el gran jefazo).


La guerra de los botones *

Fuente: decine21.com

6/10

100 min. | Aventuras | Comedia
Público apropiado: Todos-jóvenes

Año: 2011

País: Francia
Dirección: Christophe Barratier
Intérpretes: Guillaume Canet, Laetitia Casta, Kad Merad, Gérard Jugnot, François Morel, Jean Texier, Clément Godefroy, Théophile Baquet, Louis Dussol, Harold Werner, Nathan Parent, Ilona Bachelier, Thomas Goldberg, Grégory Gatignol
Argumento: Louis Pergaud (novela)
Guión: Christophe Barratier, Stéphane Keller
Música: Philippe Rombi
Fotografía: Jean Poisson

La Francia ocupada por los alemanes en 1944. Aunque la atmósfera está enrarecida, en los pueblecitos de Longeverne y Velran se vive la guerra con cierta tranquilidad, pero no así entre los chicos de ambos pueblos, cuya rivalidad porque unos cazan en territorio de los otros les lleva a mantener sus particulares batallas, donde la prueba de la victoria de unos sobre otros son los botones que se arrancan de sus prendas de vestir. Lebrac, líder de uno de los grupos, vivirá su primer amor hacia Violeta, una chica que guarda un secreto. Y todos aprenderán que la guerra que libran los mayores es más importante que la suya.

La novela homónima de Louis Pergaud fue llevada al cine con bastante fortuna por Yves Robert en 1962 hasta convertirse en una especie de clásico familiar en el país galo. Menos fortuna tuvo una producción de David Puttnam que adaptaba la historia al mundo anglosajón. Ahora es Christophe Barratier, el director de Los chicos del coro, quien revisita la conocida trama. La principal novedad consiste en situarla en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, o sea, encerrar una guerra dentro de otra, lo que explica que el título original aluda a una “nueva” guerra de los botones. Ello permite dar algo más de peso a los adultos, introducir cuestiones como el antisemitismo, y tratar una interesante idea, la de cómo juzgan los niños y jóvenes a sus mayores, a veces injustamente.

Aunque a ratos Barratier se pasa un poco de sensiblero, en líneas generales entrega una grata película familiar, buen retrato de la infancia y de las etapas de transición a la edad adulta. Algunas mezquindades de un chico que podrían tener terribles consecuencias no previstas, hacen pensar en esa obra maestra de Louis Malle titulada Adiós, muchachos. Barratier confirma que se le da de perlas escoger a actores jóvenes para sus películas, y de modo especial acierta con el pequeñajo Clément Godefroy como le petit Gibus, un chaval con una gracia y encanto que se ganan inmediatamente la simpatía del espectador.


Maktub *

 

Fuente: decine21.com

6/10

120 min. | Comedia | Drama

Público apropiado: Jóvenes

Año: 2011

País: España
Dirección: Paco Arango
Intérpretes: Diego Peretti, Aitana Sánchez-Gijón, Andoni Hernández, Goya Toledo, Amparo Baró, Mariví Bilbao, Enrique Villén, Jorge García, Rosa Maria Sardà, Laura Esquivel
Guión: Paco Arango
Música: Nathan Wang
Fotografía: Carlos Suárez

Algo en el hogar de Manolo no marcha bien. Casado con Beatriz y con dos hijos, las relaciones familiares se han ido deteriorando progresivamente. Cercana la Navidad, tal situación podría cambiar por el encuentro inesperado de Manolo con Antonio, un chaval que padece cáncer, hijo de madre soltera, Mari Luz. Con su liante desparpajo, Antonio logra enredar a Manolo para que le preste un poco de su afecto y tiempo, y esta posibilidad de ayudar al prójimo tendrá un efecto contagioso en todo su entorno.

Una grata sorpresa. Esta película familiar con formato de cuento navideño, escrita y dirigida por Paco Arango, hasta ahora curtido con la creación de las series televisivas ¡Ala… Dina! y El inquilino, tiene la nada desdeñable virtud de funcionar. Porque no es tan sencillo manejar los recursos típicos -y por tanto, manidos- de este tipo de filmes, con idea de divertir y conmover, apelando a los buenos sentimientos del espectador, y lograrlo. Arango alcanza el deseado equilibrio entre comedia y drama, y propone una fábula con enseñanzas sobre el sentido de la vida y la enfermedad, hablando sin complejos ni empachos de la muerte, la trascendencia, el amor, la capacidad de perdonar, la fidelidad y las relaciones entre padres e hijos. Y en singular mezcla de géneros, hasta se permite una sorpresa final casi de thriller o “cuento asombroso”, que ciertamente se ve venir, pero que está eficazmente entregada.

Hay un acierto completo en el casting, Arango tiene a un grupo de actores que se mueven bien en un terreno donde deben a la vez provocar risas y mover a la reflexión por sus distintas encrucijadas, qué grandes son Aitana Sánchez Gijón, Amparo Baró, Goya Tolelo, Mariví Bilbao, Enrique Villén, Rosa María Sardà, e incluso sólo cabe calificar de inteligente el fichar al popular “perdido” Jorge García como inmigrante mexicano repartidor de comida rápida. Diego Peretti es perfecto para el buscado efecto tragicómico, da el tipo de hombre agobiado que a la vez nos hace reír. El resto de adultos, muy bien escogido, cumple sobradamente. Puestos a destacar un actor -y todos los chavales están muy bien-, se lleva la palma el joven debutante Andoni Hernández, el chico enfermo, que compone un personaje clave con la solidez de todo un profesional.