Archivo mensual: octubre 2013

LA JUNGLA V: Un buen día para morir

LA JUNGLAA Good Day to Die HardA Good Day to Die Hard

FUENTE: almudi.org

Dirección: John Moore

Año: 2013
Público: Jóvenes (2)
Contenidos: V
Valoración moral: Adecuada

Dirección: John Moore. País: USA. Año: 2013. Duración: 97 min. Género: Acción. Interpretación: Bruce Willis (John McClane), Jai Courtney (Jack McClane), Sebastian Koch (Komarov), Rasha Bukvic (Alik), Cole Hauser (Collins), Yuliya Snigir (Irina), Mary Elizabeth Winstead (Lucy McClane). Guion: Skip Woods.

Después de luchar contra terroristas en el Nakatomi Plaza y en el aeropuerto de Los Ángeles, perseguir por Nueva York a un ladrón de oro y salvar a Estados Unidos de un mortífero ataque informático y un robo impresionante, el incombustible policía neoyorquino John McClane (Bruce Willis) llega a Moscú para ayudar a su hijo Jack (Jai Courtney), al que no ve desde hace años y que afronta allí un juicio por asesinato. En cuanto McClane se acerca al juzgado, una serie de explosiones siembra el caos en toda la zona. Aprovechando la confusión, Jack huye de la magistratura en compañía de Komarov (Sebastian Koch), un ex millonario que lleva tiempo en la cárcel y está dispuesto a desvelar la corrupción imperante en el gobierno. Así, McClane descubre que su hijo es agente de la CIA, y le ayuda a llevar a Komarov a un sitio seguro, mientras los tres son perseguidos sin tregua —de Moscú a Chernóbil— por los crueles sicarios del entramado de empresarios y políticos corruptos, que desean la muerte de Komarov.

La saga de “La Jungla” celebra su 25 Aniversario con esta aparatosa película del irlandés John Moore (“Tras la línea enemiga”, “El vuelo del Fénix”, “La profecía”, “Max Payne”), que se acerca demasiado al modelo de James Bond, el Agente 007, y sólo cumple las expectativas en lo referente a persecuciones, explosivos, tiroteos, etc. El guión de Skip Woods intenta enriquecer el constante desparrame de sangre y adrenalina desarrollando un poco las complejas relaciones paterno-filiales entre John McLane y su hijo Jack, y entre Komarov y su aguerrida hija Irina (Yuliya Snigir). Pero su esfuerzo se queda en un esbozo epidérmico y tópico, que sólo sirve de cauce para que Bruce Willis suelte unas cuantas frases más o menos graciosas. Porque, en realidad, casi nunca hay demasiada química entre él y Jai Courtney. Queda así un típico producto palomitero, espectacular por fuera, pero muy plano por dentro, aburrido a ratos y que deja la sensación de ya visto. (Cope J. J. M.)

Anuncios

EL IMPOSTOR

El-impostor-24768-C

El impostor

The Imposterhe Imposter
95 min. | Documental
Público apropiado: Jóvenes6/106/10
Recomendar (65) | No recomendar (52)Año: 2012
País: Reino Unido
Dirección: Bart Layton
Intérpretes: Frederic Bourdin, Adam O’Brian, Carey Gibson, Anna Ruben, Beverly Dollarhide, Cathy Dresbach
Guión: Bart Layton
Música: Anne Nikitin
Fotografía: Lynda Hall, Erik Wilson
Distribuye en cine: Avalon

El 13 de junio de 1994 desapareció en San Antonio, Texas, EE.UU., el adolescente Nicholas Barclay. Tres años después, en 1997, un tipo es acogido en un residencia de menores en Linares, Jaén, España. Se trata de Frédéric Bourdin, un francés de origen argelino, con situación familiar complicada, que le ha llevado a adoptar más de 500 identidades diferentes, entre ellas las de varias personas desaparecidas. En el centro donde le alojan, por una serie de carambolas, llega a afirmar que su nombre es Nicholas Barclay, a pesar de que es mayor que él y algunos rasgos físicos claramente no coinciden, pues Bourdin asume esa identidad sin tener ni idea de cuál es el aspecto de Barclay. Para su sorpresa, la hermana del desaparecido, Carey, que viaja a España, le reconoce como su querido Nicholas. Y en efecto, se va a vivir con “su familia” a Estados Unidos. Entretanto el FBI retoma el caso de su desaparición, donde Bourdin ofrece elaboradas descripciones de su secuestro. Aunque algunos datos empezarán a despertar sospechas.

Sorprendente documental con algunos pasajes dramatizados, El impostor resulta tan increíble que se diría una impostura, un falso documental para llamar la atención. El film casi obliga a suspender la incredulidad en varios momentos, sobre todo en el modo tan rocambolesco en que Bourdin fabrica su falsa identidad.

Bart Layton cuenta su historia como si fuera una película de intriga, donde tienen protagonismo las declaraciones del propio Bourdin, pero también las de la familia de Nicholas, y de distintos agentes policiales, funcionarios, etcétera. A la vez pinta el drama humano, de la familia que había perdido toda esperanza, y cuestiona las distintas investigaciones. El cineasta no sólo presenta en El impostor una personalidad tan peculiar como la de Bourdin, y apasiona sobre el modo en que va sorteando las dificultades que podrían contribuir a su desenmascaramiento, sino que también apunta teorías en la dirección de qué pudo pasar con el auténtico Nicholas, ofreciendo para ello una imagen no muy favorecedora de la sociedad provinciana en Estados Unidos. Este modo de sembrar dudas resulta desasosegante y no conclusivo, por lo que queda el interrogante de si el cineasta ha sido completamente justo con todos los “actores” de este peculiar drama.

9


OBIVLION**

20130411oblivion_p2

OBLIVION**

FUENTE: ACEPRENSA.COM

Director: Joseph Kosinski

Guion: Joseph Kosinski, Karl Gajdusek.
Intérpretes: Tom Cruise, Morgan Freeman, Nikolaj Coster-Waldau, Olga Kurylenko, Melissa Leo.
126 min.
Jóvenes. 
Año 2077. La Luna ha sido destruida y la Tierra está contaminada, debido a una guerra alienígena que al final ganaron los humanos. Los supervivientes han tenido que exiliarse a otros planetas, y unos pocos elegidos quedan destinados en la Tierra para controlar los drones que obtienen valiosos recursos naturales. Uno de ellos e

Año 2077. La Luna ha sido destruida y la Tierra está contaminada, debido a una guerra alienígena que al final ganaron los humanos. Los supervivientes han tenido que exiliarse a otros planetas, y unos pocos elegidos quedan destinados en la Tierra para controlar los drones que obtienen valiosos recursos naturales. Uno de ellos es Jack Harper, que con su compañera Victoria realiza su misión después de que a los dos les borraran la memoria, acción que se supone facilita su arduo trabajo. Mientras ella realiza las tareas asignadas desde Control de modo metódico, él se lo cuestiona todo y se hace preguntas sobre el que fuera su hogar, la Tierra.

Con Oblivion, basada en un relato de ciencia-ficción del propio director, Joseph Kosinski demuestra que puede hacer películas más interesantes que Tron: Legacy, todo lo visualmente asombrosa que se quiera, pero hueca y tediosa. Aquí conjuga la imaginería y el diseño espectaculares con una trama medianamente entretenida y de tintes apocalípticos, con guiños a La guerra de las galaxias, 2001: una odisea del espacio y Matrix, entre otros títulos, pero sin renunciar a la personalidad propia.

Oblivion maneja ideas como la manipulación, la aceptación pasiva del estado de las cosas y el uso de la libertad para labrar el propio destino, con el telón de fondo de la Tierra hecha pedazos, metáfora muy presente en el cine actual para hablar de las amenazas que debemos hoy afrontar. Y lo hace sin complicarse la vida, de modo que pese a paradojas y sorpresas argumentales discutibles, en el fondo tenemos una historia sencilla, donde lo más flojo es lo relativo a los rebeldes, un grupo de personajes sin gran interés: véase el desganado Morgan Freeman o Nicolaj Coster-Waldau en plan desconfiado.

De modo que el rey de la función es Tom Cruise, con sus princesas Olga Kurylenko y la poco conocida Andrea Riseborough. Ahí hay espacio para hablar del amor, e incluso hacer un guiño romántico a Tú y yo en el Empire State Building.

, que con su compañera Victoria realiza su misión después de que a los dos les borraran la memoria, acción que se supone facilita su arduo trabajo. Mientras ella realiza las tareas asignadas desde Control de modo metódico, él se lo cuestiona todo y se hace preguntas sobre el que fuera su hogar, la Tierra.

Con Oblivion, basada en un relato de ciencia-ficción del propio director, Joseph Kosinski demuestra que puede hacer películas más interesantes que Tron: Legacy, todo lo visualmente asombrosa que se quiera, pero hueca y tediosa. Aquí conjuga la imaginería y el diseño espectaculares con una trama medianamente entretenida y de tintes apocalípticos, con guiños a La guerra de las galaxias, 2001: una odisea del espacio y Matrix, entre otros títulos, pero sin renunciar a la personalidad propia.

Oblivion maneja ideas como la manipulación, la aceptación pasiva del estado de las cosas y el uso de la libertad para labrar el propio destino, con el telón de fondo de la Tierra hecha pedazos, metáfora muy presente en el cine actual para hablar de las amenazas que debemos hoy afrontar. Y lo hace sin complicarse la vida, de modo que pese a paradojas y sorpresas argumentales discutibles, en el fondo tenemos una historia sencilla, donde lo más flojo es lo relativo a los rebeldes, un grupo de personajes sin gran interés: véase el desganado Morgan Freeman o Nicolaj Coster-Waldau en plan desconfiado.

De modo que el rey de la función es Tom Cruise, con sus princesas Olga Kurylenko y la poco conocida Andrea Riseborough. Ahí hay espacio para hablar del amor, e incluso hacer un guiño romántico a Tú y yo en el Empire State Building.


october baby

OCTOBER
October Baby

fuente: almudi.org

Publicado en DVD   Valoración artística: Buena

Dirección: Andrew Erwin y Jon Erwin
Año: 2013
Público: Jóvenes-Adultos (2-3)
Contenidos:
Valoración moral: Adecuada

Contenidos: —
Dirección: Andrew Erwin y Jon Erwin. País: USA. Año: 2011. Duración: 107 min. Género: Drama. Interpretación: Rachel Hendrix (Hannah), Jason Burkey, (Jason) Jasmine Guy (Mary), John Schneider (Jacob), Jennifer Price (Grace), Collenn Trusler (Alanna). Guion: Andrew Erwin y Theresa Preston, basado en un argumento de Andrew Erwin, Jon Erwin y Cecil Stoker. Producción: Dan Atchison, Jon Erwin, Cecil Stoker y Justin Tolley. Música: Paul Mills. Fotografía: Jon Erwin. Montaje: Andrew Erwin. Diseño de producción: Edward Gurney Jr. Vestuario: Anna Redmon. Distribuidora: European Dreams Factory. Estreno en USA: 28 Octubre 2011. Estreno en España: 12 Abril 2013.Reseña:
Película que suple sus carencias técnicas con simpatía y encanto y que, prejuicios aparte, conmueve, lo que no es poco

Los hermanos Jon y Andrew Erwin llevan años dedicados al mundo audiovisual. Empezaron con oficios más técnicos de montaje y fotografía, hasta que en 2002 fundaron su propia productora, con la que hicieron spots publicitarios, vídeos musicales y documentales. Cineastas de identidad cristiana, en “October Baby” recrean muy libremente un episodio real de la vida de la californiana Gianna Jessen. En 1977 ella nació “por accidente”, ya que fue fruto de un aborto “mal” realizado cuando su madre estaba de siete semanas. Ha tenido muchas deficiencias motoras, superadas gracias al esfuerzo y la oración de su madre y hermana adoptivas.

Los hermanos Erwin han cambiado mucho la historia al llevarla al filme, pero han conservado los aspectos nucleares, se han inspirado en las propias declaraciones de Gianna e incluso han incluido una canción suya en la banda sonora. En realidad, los directores y la guionista Theresa Preston entrevistaron a muchas mujeres que habían vivido experiencias relacionadas con el aborto, y de todas ellas sacaron ideas que están incluidas en el filme. Los Erwin sólo sabían que querían hacer una película que se llamara October Baby. El productor Cecil Stokes les dijo: “Si un niño se llama así es porque no tiene nombre”. Pusieron “niño sin nombre” en el buscador, y les salió el caso de Gianna, “superviviente de un aborto”. Impactados por lo que leyeron, se pusieron a trabajar.

La cinta arranca cuando Hanna —interpretada por Rachel Hendrix, que ya había trabajado para los hermanos Erwin— tiene 19 años y se entera de que sus padres son adoptivos. Comienza un recorrido de descubrimiento e investigación de su propia vida, que le van a llevar hasta encontrar a su madre biológica, algo que también sucedió en la vida real de Gianna. En todo ello contará con la ayuda de Jason, su amigo de toda la vida.

A pesar de que la producción y planificación es muy de tvmovie, la película está resuelta con buen oficio, a través de un buen guión y unos excelentes actores, casi todos desconocidos, pero que ya habían trabajado con el equipo de Arwin y Stokes. Lo más interesante es que desarrollan los procesos del perdón y de reelaboración de la propia identidad de una forma muy afinada y correcta. Más que una película sobre el aborto, trata de la necesidad del perdón y de vínculos para poder caminar en la vida. Ciertamente, el tono es muy peliculero, en el sentido hollywoodiense; es casi una película blanca, pero se agradece que por ello pueda llegar a un público mucho más amplio.(Cope J. O.)


EL CUARTETO**

                                     EL CUARTETO**
CUARTETOFuente: Almudi.orgDirección: Dustin Hoffman. País: Reino Unido. Año: 2012. Duración: 95 min. Género: Comedia dramática. Interpretación: Maggie Smith (Jean Horton), Tom Courtenay (Reginald Paget), Billy Connolly (Wilf Bond), Pauline Collins (Cissy Robson), Michael Gambon (Cedric Livingston), Sheridan Smith (Dra. Lucy), Trevor Peacock (George), Michael Byrne (Frank White), Eline Powell (Angelique), Luke Newberry (Simon). Guion: Ronald Harwood, basado en su obra. Producción: Finola Dwyer y Stewart Mackinnon. Música: Dario Marianelli. Fotografía: John de Borman. Montaje: Barney Pilling. Diseño de producción: Andrew McAlpine.Vestuario: Odile Dicks-Mireaux. Distribuidora: Vértigo Films. Estreno en Reino Unido: 1 Enero 2013. Estreno en España: 25 Enero 2013.Reseña:

Hacer fortuna

La Casa Beecham es una lujosa residencia para músicos retirados, situada en la campiña inglesa. Sus inquilinos andan inquietos, pues circula el rumor de que pronto vendrá un huésped nuevo y famoso. Para el pulcro Reginald Paget (Tom Courtenay), el gamberro Wilfred Bond (Billy Connolly) y la ingenua y algo desequilibrada Cecily Robson (Pauline Collins), es sólo un cotilleo más. Hasta que, de repente, ven entrar por la puerta a su ex compañera de cuarteto, la diva Jena Horton (Maggie Smith), y se quedan en estado de shock. La vertiginosa carrera de Jena como solista de ópera, con el ego correspondiente que le acompañaba, acabó no sólo con una gran amistad, sino también con su matrimonio con Reggie, el cual se toma muy mal su llegada. ¿Podrá el famoso cuarteto solventar sus diferencias y aportar su enorme talento a la gala para recaudar fondos que celebrarán en la Casa Beecham con motivo del aniversario del nacimiento de Giusseppe Verdi?

El septuagenario actor californiano Dustin Hoffman debuta brillantemente como director con esta entrañable adaptación de la obra teatral del sudafricano Ronald Harwood, en la que ha reunido a un antológico elenco de actores veteranos y algún que otro músico de reconocido prestigio. Todo ello, para dotar de alma a una historia sencilla y quizás ligera, pero que subraya con acierto y entusiasmo la necesidad de saber hacerse mayor —sobre todo si uno es artista—, sin dejar de desarrollar las propias cualidades, pero renunciando al egoísmo acumulado, arrepintiéndose de las heridas causadas con los propios defectos, perdonando las ofensas recibidas y, en su caso, recuperando la capacidad de amar y ser amado.

Hoffman desarrolla ese positivo mensaje a través de una fresca puesta en escena —bastante sólida en su constante salto de la comedia al drama—, de una bella selección de música clásica y, sobre todo, de una modélica dirección de actores, con la que saca brillos a las sugerentes situaciones que plantea el guión y a los chispeantes diálogos con que las resuelve. Sólo rompen el tono amable del filme las groseras salidas de tono del personaje interpretado por Billy Connolly, un viejo verde que nunca renuncia a su rastrera visión hedonista de la vida. Es el único defecto importante en una película notable, grata y muy emotiva, sobre todo en su vibrante desenlace. (Cope J. J. M.)


La cocinera del presidente

cocinera del presidente

Contenidos: Diálogos (algunos D)
Fuente Almudi.org
Dirección: Christian Vincent. País: Francia. Año: 2012. Duración: 95 min. Género: Biopic, comedia. Interpretación: Catherine Frot (Hortense Laborie), Jean D’Ormesson (presidente), Hippolyte Girardot (David), Arthur Dupont (Nicolas), Jean-Marc Roulot (Jean-Marc Luchet), Arly Jover (Mary), Brice Fournier (Pascal). Guion: Etienne Comar y Christian Vincet; basado en un argumento de Danièle Mazet-Delpeuch. Producción: Etienne Comar y Philippe Rousselet. Música: Gabriel Yared. Fotografía: Laurent Dailland. Montaje: Monica Coleman. Diseño de producción: Patrick Durand. Vestuario: Fabienne Katany. Distribuidora: Golem. Estreno en Francia: 19 Septiembre 2012. Estreno en España: 22 Marzo 2013.

Reseña:

Mientras realizan un reportaje televisivo en una base francesa de la Antártida, dos periodistas australianos conocen a Hortense Laborie (Catherine Frot), una renombrada cocinera del Périgord, que ha pasado un año trabajando allí, y que ahora retorna a Francia. Por los trabajadores de la base, los periodistas irán conociendo la alucinante historia de la discreta Hortense, una sencilla mujer de campo, que ejerció durante más de dos años como chef particular del veterano Presidente de la República Francesa (Jean D’Ormesson). En el impresionante Palacio del Elíseo, ella, su joven ayudante Nicolas Bauvois (Arthur DuPont) y el entrañable maître Jean-Marc Luchet (Jean-Marc Roulot) se esforzaron por agradar al presidente y sus invitados con sus esmerados platos tradicionales, sorteando las trabas de los burócratas politicastros del gabinete presidencial y los obstáculos que les pusieron los cocineros del comedor general del palacio, liderados por el envidioso Pascal Lepiq (Brice Fournier).

Rodada en parte en el mismo Palacio del Elíseo, esta agradable tragicomedia del cineasta y enólogo parisino Christian Vincent (“La discreta”, “Les enfants”) se inspira libremente en la historia real de Danièle Mazet-Delpeuch, que fue cocinera personal del presidente François Miterrand entre 1988 y 1990. El guión de Etienne Comar y el propio Vincent es tal vez demasiado escueto en sus conflictos dramáticos, y poco contundente en sus golpes de humor. En este sentido, “La cocinera del presidente” se queda un poco por debajo de otras películas recientes también basadas en famosos personajes públicos, como “Su Majestad, Mrs. Brown”, “The Queen”, “La Reina Victoria”, “El desafío. Frost contra Nixon”, “El discurso del rey”, “Mi semana con Marilyn”, “De Nicolas a Sarkozy” o “Hitchcock”. Sin embargo, goza de una fresca puesta en escena, un tono general elegante —sólo roto por un par de groseras bromas sexuales— y unas excelentes interpretaciones, sobre todo de la estupenda actriz Catherine Frot y del casi nonagenario y prestigioso escritor, filósofo y periodista Jean D’Ormesson, que debuta como actor con una caracterización sorprendentemente veraz del imaginario presidente francés del filme.

Queda así una película muy humana y nada ideológica, crítica con la clase política y la cocina sofisticada, elogiosa del trabajo bien hecho y de las relaciones sencillas entre las personas, que —al igual que las magistrales “El festín de Babette” y “Comer, beber, amar”— presenta acertadamente la gastronomía como un arte en el que el propio cocinero se realiza como creador agradando a sus comensales. Eso sí, hay que ver “La cocinera del presidente” bien comido y bebido, pues los numerosos guisos, postres y vinos que aparecen en pantalla incitan sin piedad las papilas gustativas del desvalido espectador. No en vano Christian Vincent ha contado con el asesoramiento culinario de Gérard Besson —antiguo chef con varias estrellas Michelín del restaurante homónimo situado en la calle parisina Coq Héron—, Guy Legay —otro antiguo chef con estrellas del Hotel Ritz— y Elisabeth Scotto, estilista culinaria que colabora en la revista Elle. En fin, una película para chuparse los dedos. (Cope J. J. M.)