Archivo mensual: noviembre 2014

AMANECE EN EDIMBURGO*

amanece en edimburgoSunshine on Leith

fuente: almudi.org
Dirección: Dexter Fletcher

Año: 2014
Dirección: Dexter Fletcher. País: Reino Unido.

Género: Comedia dramática,musical, romance.

Interpretación: George MacKay (Davy), Kevin Guthrie (Ally), Jane Horrocks (Jean), Peter Mullan (Rab), Freya Mavor (Liz), Antonia Thomas (Yvonne), Jason Flemyng. Guion: Stephen Greenhorn. Producción: Andrew Macdonald, Allon Reich, Arabella Page y Kieran Parker

Muy buenas críticas y un rotundo éxito de público ha cosechado en Gran Bretaña esta brillante adaptación fílmica de la obra teatral musical “Sunshine on Leith”, del escocés Stephen Greenhorn, estrenada en 2007 y basada en diversas canciones del grupo folk-rock The Proclaimers, formado por los gemelos Charlie y Craig Reid, también escoceses.

Se trata de una audaz producción dramático-musical, similar en sus planteamientos a “We Will Rock You” —con temas de Queen, la mítica banda rock londinense— o “Mamma Mia!”, elaborada a partir de baladas de Abba, el famoso conjunto sueco de música pop.

Dos buenos amigos, Davy (George MacKay) y Ally (Kevin Guthrie), regresan a Edimburgo después de haber cumplido el servicio militar en la guerra de Afganistán. Ambos se readaptan con mayor o menos éxito, y continúan sus relaciones sentimentales: Ally con Liz (Freya Mavor), la hermana de Davy, que se plantea ejercer como enfermera fuera de Escocia; y Davy con la inglesa Yvonne (Antonia Thomas).

Mientras tanto, los padres de Davy, Rab (Peter Mullan) y Jean (Jane Horrocks) preparan meticulosamente sus bodas de plata. Todo va bien hasta que una revelación del pasado de Rab amenaza con destruir a la familia y separar a las tres parejas.

En esta tragicomedia nostálgica, amable y optimista, el actor y director inglés Dexter Fletcher (“Wild Bill”) consigue hilvanar con vigor los vistosos números musicales —muy bien coreografiados en emblemáticos parajes de Edimburgo— sin perder nunca el tono realista de las tramas principales.

Anuncios

EL UNICO SUPERVIVIENTE*

El-ultimo-superviviente-27189-CEl único superviviente

fuente: decine21

121 min. |

Año: 2013
País: EE.UU.
Dirección: Peter Berg
Intérpretes: Mark Wahlberg, Emile Hirsch, Alexander Ludwig, Taylor Kitsch, Ben Foster, Eric Bana, Jerry Ferrara, Dan Bilzerian, Scott Elrod, Yousuf Azami, Ali Suliman, Rohan Chand
El único superviviente sigue el duro periplo de Luttrell, miembro del equipo de élite de los Navy SEALs, que en 2005 se internó en Afganistán con tres compañeros para cumplir la misión encubierta de eliminar a un peligroso líder talibán. Cuando han logrado localizarle, y están a punto de llevar a cabo su cometido, se les planteará un complejo dilema, que les hará debatirse entre traicionar sus principios morales o poner en peligro su misión y arriesgar sus vidas.

En el que posiblemente sea su mejor trabajo, Berg adelanta en el título y al principio del film –el grueso del mismo está narrado en flash-back–, y por si alguien no conocía el hecho recreado, que éste acabó con trágicos resultados. A pesar de conocerse más o menos el final de El único superviviente, logra enorme tensión gracias a una vibrante realización que remite a Black Hawk derribado.

Pero Berg no olvida que lo realmente importante reside en el elemento humano, con las suficientes ráfagas en torno a la descripción de unos personajes agobiados por un enemigo casi invisible, lo que recuerda en cierta medida al gran clásico del subgénero de los pelotones en apuros, La patrulla perdida, de John Ford. Lo consigue gracias a la ayuda de competentes actores, encabezados por Mark Wahlberg en plena forma, a quien acompaña un solvente reparto en el que brillan Ben Foster, Emile Hirsch, Taylor Kitsch, Alexander Ludwig, y a pesar de la brevedad de su papel, Eric Bana, como el oficial al mando.

Quizás sobran en El único superviviente algunos innecesarios ramalazos un poco ‘patrioteros’, lo mismo que un largo epílogo, un tanto pesado, que presenta numerosas fotos de los auténticos protagonistas. Pero por contra, da que pensar sobre las consecuencias de las buenas acciones y la necesidad de tomar el camino recto, aunque se trate también del más complicado. El tramo final consigue resultar emotivo.