Archivo de la categoría: Costumbrista

BELLE

Belle

belle-CBelle

fuente: decine,21

104 min. |
Año: 2014
País: Reino Unido
Dirección: Amma Asante
Intérpretes: Gugu Mbatha-Raw, Tom Wilkinson, Miranda Richardson, Penelope Wilton, Emily Watson, Sarah Gadon, Matthew Goode, James Norton, Tom Felton, Sam Reid

Basada en la historia real de Dido Elizabeth Belle (Gugu Mbatha-Raw), la hija mestiza ilegítima de un almirante de la Royal Navy. Criada por su tío abuelo Lord Mansfield (Tom Wilkinson) y su esposa (Emily Watson), el linaje del que procede Belle le ofrece ciertos privilegios, aunque el color de su piel le impida participar plenamente de las tradiciones de su estatus social. Siempre con la duda de si encontrará el amor, Belle se enamora de un joven idealista, hijo de un pastor, empeñado en el cambio. Juntos intentarán cambiar el papel de Lord Mansfield, Presidente de la Corte Suprema, para acabar con la esclavitud en Inglaterra en el siglo XVIII.

Anuncios

EL NOMBRE**

El-nombre-25035-C

El nombre**

Le prénom

109 min. | Comedia

Público apropiado: Jóvenes-adultos

7/107/10

Año: 2012

País: Francia, Bélgica

Dirección: Alexandre de La Patellière, Matthieu Delaporte

Intérpretes: Patrick Bruel, Valérie Benguigui, Charles Berling, Guillaume De Tonquedec, Judith El Zein, Françoise Fabian, Yaniss Lespert, Miren Pradier

Argumento: Matthieu Delaporte (Obra teatral) , Alexandre de La Patellière (Obra teatral)

Guión: Matthieu Delaporte

Vincent (Patrick Bruel) ha quedado con su embarazada mujer Anna (Judith El Zein) a cenar en casa de su hermana Élisabeth (Valérie Benguigui) y su cuñado Pierre (Charles Berling). Con ellos estará también el mejor amigo de la familia, Claude (Guillaume de Tonquedec). Justo antes de empezar a cenar Vincent desvela que ya han pensado el nombre para su futuro hijo. El resultado de esa noticia generará el estupor e incluso el enfado de todos los comensales. Y será el comienzo de una velada tan desastrosa como inolvidable.

Inspirada y divertida comedia francesa que ha obtenido merecidamente un gran éxito de taquilla y crítica en su país. El nombre está basada en la obra teatral homónima escrita por Matthieu Delaporte (quien también se ha encargado de trasladarla a guión cinematográfico) y Alexandre de La Patellière. Ambos se han ocupado de llevarla a la pantalla con espléndidos resultados, amparados en un maravilloso trabajo actoral.

El planteamiento recuerda sobremanera el de Un dios salvaje, ya que como en la película de Polanski y Reza, El nombre no rehúye su procedencia teatral –unos pocos personajes entre cuatro paredes, diálogos absorbentes– y lo que empieza siendo una jovial y serena reunión se convierte en una auténtica locura. Está muy logrado el tono realista, los diálogos rápidos, afilados, espontáneos, y el modo en que Delaporte y De La Patellière logran con enorme naturalidad que éstos vayan subiendo de tono sin resultar forzados, de modo que el espectador acaba encontrándose en medio de una tronchante trifulca de proporciones inauditas. Y es que la conversación deriva poco a poco en una marea incontrolable que empieza a zarandear a cada uno de presentes a base de sacar a relucir un entramado de incómodas verdades, traumas, secretos, rencores, etc, en donde ninguno de los personajes quedará impune.

Pero, bueno, esto no haría de El nombre más que una película correcta si no fuera porque ofrece algo que es imprescindible para el gran cine. El arte de no aburrir. Es seguro que el espectador no podrá reprimir la risa y aun la carcajada en muchos momentos. Puede que le cueste entrar al principio (quizá sus casi dos horas sean excesivas), pero llegará un momento en que no podrá sino despiporrarse de tan estrambótica situación. Por otra parte, es elogiable el tono elegante adoptado (sólo empañado por algunas fugaces imágenes), así como la total ausencia de maniqueísmo, de modo que los defectos de los personajes los hacen muy cercanos, entrañables, y engrandecen también sus pequeñas virtudes y en el fondo el enorme cariño que los une. Indudablemente hay un trabajo interpretativo de primer orden, en donde nadie del reparto cojea, desde el principal comensal Patrick Bruel hasta la veterana y más secundaria Françoise Fabian (la inolvidable protagonista de Mi noche con Maud). Todos tienen su momento de gloria y no lo desaprovechan.


El festín de Babette

Fuente: decine21

Año de producción: 1987
País: Dinamarca
Dirección: Gabriel Axel
Intérpretes: Stéphane Audran, Birgitte Federspiel, Bodil Kjer, Jarl Kulle, Jean-Philippe Lafont, Bibi Andersson, Ghita Norby
Duración: 103 min.
Público apropiado: Jóvenes
Género: Drama, Costumbrista, Comedia
Contenidos: Acción 0, Amor 3, Lágrimas 1, Risas 1, Sexo 0, Violencia 0   [de 0 a 4]

Huyendo de la guerra, una joven cocinera francesa va a parar a un remoto pueblo danés de pescadores. Y alegrará sus austeras vidas con sus sabrosos platos.

La narración, más profunda de lo que parece, enfrenta dos modos completamente opuestos de encarar la existencia: la visión católica y la protestante. Se trata de una deliciosa adaptación de un cuento de Isak Dinesen (pseudónimo de Karen Blixen), protagonizado con primor por la prestigiosa actriz francesa Stéphane Audran. El film ganó un Oscar.


La familia y… uno más

Fuente: decine21

Año de producción: 1965
País: España
Dirección: Fernando Palacios
Intérpretes: Alberto Closas, Julia Gutiérrez Caba, José Isbert, María Isbert, José Luis López Vázquez, Amparo Soler Leal, Carlos Piñar, José Sacristán, Soledad Miranda, María José Alfonso, Maribel Hidalgo, Margot Cottens, Rosanna Yanni,
Duración: 99 min.
Público apropiado: Jóvenes
Género: Comedia, Drama, Costumbrista
Contenidos: Acción 0, Amor 2, Lágrimas 1, Risas 1, Sexo 0, Violencia 0   [de 0 a 4]

Secuela La gran familia, gran éxito español dirigido tres años antes por Fernando Palacios. En la que sería su última película, el director zaragozano repite fórmula y protagonistas. Pero han pasado los años, y ahora la enorme familia Alonso ha cambiado. La madre ha muerto tras dar a luz al hijo dieciséis, el abuelo también murió, el padrino se ha casado y los hijos se están haciendo mayores a la velocidad del rayo.

La historia vuelve a entretener con su bucólico costumbrismo y su optimismo familiar, y el reparto sigue estando a la altura.