Archivo de la categoría: Terror

LA VISITA*

la-visita-32019-CLa visita

The Visit

94 min. |
Año: 2015
País: EE.UU.
Dirección: M. Night Shyamalan
Intérpretes: Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Peter McRobbie, Kathryn Hahn, Celia Keenan-Bolger

FUENTE: decine21

Becca y Tyler, hermanos adolescentes, van a pasar unos días en la solitaria casa de los abuelos, con los que su madre soltera cortó toda relación al quedarse embarazada siendo una jovencita. La estancia podría ser el inicio de la deseable reconciliación, y Becca, aspirante a cineasta, está dispuesta a grabar toda la estancia con su cámara de vídeo, para así montar un documental sobre el tema. Será una buena sorpresa para su madre, que no estando aún preparada para el reencuentro, se va de crucero con su nuevo novio, un hispano. El caso es que los recién conocidos abuelos, a pesar de su aspecto bondadoso y un supuesto historial de servicio a su comunidad, resultan ser bastante siniestros.

La idea es jugar con el aire documental que propicia el hecho de que Becca esté rodando precisamente un documento sobre su visita a unos abuelos que están deseando conocerles a ella y a su hermano, y así desdibujar las líneas entre realidad y ficción. A ello se suma la poderosa personalidad visual de Shyamalan, y su capacidad de crear atmósferas inquietantes, aquí prescindiendo además de partitura musical; aspectos que combina, algo arriesgadamente, con algo de crítica social a las familias desestructuradas, y con un humor negro e incluso gore y decididamente grotesco, que a veces se antoja algo pasado de rosca. Da la impresión de que en esto último intenta emular el humor algo socarrón del mago del suspense en sus bromas de Alfred Hitchcock presenta, a quien también se cita claramente con ideas y algún plano, en homenaje a Psicosis.

Anuncios

EL HOMBRE DE LAS SOMBRAS

 

 

 

EL-HOMBRE-DE-LAS-SOMBRAS

año: 2013

DirectorPascal LaugierGuiónPascal Laugier

Reparto

Jessica Biel, Jodelle Ferland, Stephen McHattie, Jakob Davies, William B. Davis, Samantha Ferris, Katherine Ramdeen, Kyle Harrison Breitkopf, Teach Grant, Alicia Gray, G. Michael Gray, Eve Harlow, John Mann, Jodi Sadowsky, Garwin Sanford, Josh Strait, Colleen Wheeler
Productora
Coproducción Canadá-Francia
Género
Thriller. Intriga. Drama
Sinopsis

Julia es una joven enfermera que vive en un decadente pueblo de los Estados Unidos, en el que, inexplicablemente, han desaparecido varios niños en muy poco tiempo. Los más supersticiosos atribuyen las desapariciones al Hombre Alto: un oscuro personaje que, según la tradición, se lleva a los niños. Cuando desaparecetambién el hijo de Julia, ella luchará no sólo por recuperarlo, sino también por averiguar quién es el Hombre Alto y qué les ocurre a los niños raptados. (FILMAFFINITY)


FRANKENWEENIE

3221

Frankenweenie

fuente: almudi.org

Dirección: Tim Burton
Año: 2012
Público: Jóvenes (2)

Dirección: Tim Burton. País: USA. Año: 2012. Duración: 87 min. Género: Comedia, animación, ciencia-ficción, fantástico, terror. Doblaje original: Winona Ryder (Elsa Van Helsing), Catherine O’Hara (Sra. Frankenstien), Martin Short (Sr. Frankenstien), Atticus Shaffer (Edgar), Martin Landau (Sr. Rzykruski), Robert Capron (Bob), Charlie Tahan (Victor Frankenstien), Conchata Ferrell (madre de Bob), Christopher Lee (Drácula). Guion: John August; basado en un argumento de Tim Burton y Leonard Ripps; basado en el cortometraje homónimo de Tim Burton. Producción: Allison Abbate y Tim Burton. Música: Danny Elfman.

Victor Frankenstein es un chaval apasionado por la ciencia gracias a las fantásticas clases del profesor Rzykruski, con unos padres estupendos, y un perro, Sparky, al que adora. Su afición a los experimentos le hace vivir en un mundo propio, de modo que tiene pocos amigos. Para fomentar su vida social, su padre le “sugiere” que se aficione al béisbol a cambio de darle el permiso para participar en la Feria de Ciencias, un pacto que va a tener funestas consecuencias cuando Sparky muere atropellado. El chico queda absolutamente desconsolado, hasta que inspirado por las clases de Rzykruski, Victor idea un plan para revivir a Sparky aprovechando las tormentas eléctricas habituales en su ciudad, New Holland. Tendrá éxito, pero pronto algunos compañeros querrán repetir su experimento.

En 1984 Tim Burton dirigió para Disney un cortometraje que tituló Frankenweenie. Casi tres décadas después recupera y amplia la idea para la misma compañía, manteniendo el blanco y negro, pero filmando muñecos animados fotograma a fotograma por la técnica de stop-motion que vimos en Pesadilla antes de Navidad y La novia cadáver.

El resultado del nuevo Frankenweenie, no podía ser de otra manera, es una película muy burtoniana, con unos cuantos personajes, incluido el protagonista Victor, que cuadran con sus clásicos “patitos feos”, gente creativa y diferente, a la que cuesta dar con su encaje en un mundo donde triunfa lo convencional. Se dirige, por supuesto, a un público familiar, pero el tono oscuro, los sustos y las bromas macabras acotan un poco el terreno. El film contiene un mensaje sencillo, “la ciencia no es buena ni mala, depende del uso que hagas de ella”, y la apelación ha dejarse guiar por el amor a la hora de tomar decisiones, motivo noble frente a la simple satisfacción de los propios caprichos, destacar o ganar un concurso
El resultado de este nuevo homenaje burtoniano a la novela “Frankenstein o el moderno Prometeo”, de la londinense Mary Shelley, es genial a ratos, siempre entretenido, pero bastante irregular y puntualmente discutible. Ciertamente, la animación y planificación de “Frankenweenie” son excelentes, y deparan unas cuantas secuencias impactantes de humor, acción y terror. Además, la película nunca abandona un agradable tono para todos lo públicos, elogioso de la familia, la amistad y la creatividad. Sin embargo, su opción por el blanco y negro, así como la inclusión de algún pasaje más macabro y sórdido, limitan un poco su público potencial. Además, el guión de John August padece ciertos desmayos narrativos en su parte central, y culmina con una criticable pirueta final, que desvirtúa su certera visión de la muerte como parte de la vida. En todo caso, queda una película original, divertida, con jugosos homenajes cinéfilos —al viejo cine de terror, al expresionismo, al cine de Alfred Hitchcock…— y elogiable en su apología de la heroicidad y del uso moralmente responsable de la ciencia.


La otra hija*

La otra hija calificación Regular

Año de producción: 2010

País: EE.UU.

Dirección: Luis Berdejo

Intérpretes: Kevin Costner, Ivana Baquero, Samantha Mathis, Gattlin Griffith, Erik Palladino, Noah Taylor, James Gammon, Sandra Ellis LaffertyArgumento: John Connolly (relato )

Guión: John Travis

Música: Javier Navarrete

Fotografía:Checco Varese

Distribuye en Cine: Vértice Cine

Duración: 108 min.

Público apropiado: Jóvenes-adultos

Género: Terror

Contenidos: Acción 1, Amor 1, Lágrimas 1, Risas 0, Sexo 0, Violencia 1   [de 0 a 4]

John (Kevin Costner) y sus dos hijos acaban de ser abandonados por su esposa y madre. Dadas las circunstancias, John decide que lo mejor que pueden hacer es mudarse a una gran casa de campo situada a las afueras de un pequeño pueblo. Nada más instalarse, comienzan a oír una serie de inquietantes ruidos. Pero lo más aterrador es que la hija de John, Louisa (Ivana Baquero), comienza a mostrar un comportamiento perturbador.
Debut en el largometraje del director español Luis Berdejo, responsable del guión de títulos de terror como Rec e Imago Mortis. Uno de sus máximos aciertos ha sido la elección de actores. Kevin Costner está muy bien como el padre abandonado que intenta mantener el tipo como puede e Ivana Baquero está estupenda como la joven protagonista. La española repite como “la elegida” y vuelve a enfangarse recorriendo oscuros pasadizos como ya hiciera en El laberinto del fauno. Precisamente de este título conoce a Javier Navarrete, responsable de las bandas sonoras de las dos películas.
El inicio de La otra hija resulta prometedor. Berdejo deja claro que sabe manejar la tensión en una escena poco trascendente pero muy desasosegante como es la de la escopeta. A estas esperanzas iniciales también se une el hecho de que al principio opte por no mostrar a la criatura o criaturas culpables de lo que sucede en la casa. Pero el mayor problema es que no sabe dosificar esta capacidad para mantener en vilo al espectador y acaba perdiendo el ‘tempo’ de la historia. Así pues, llega un momento en que el ritmo se descompensa hasta tal punto que la película se hace larga. Dicho lo cual, es inevitable que el final resulte precipitado, pues no estamos ante una cinta de tres horas de metraje.
Hay interés por cuidar el guión en detalles como la historia familiar de los protagonistas y la de los antiguos inquilinos de la casa, pero luego tiene elementos incomprensibles como el paralelismo engañoso entre los culpables de lo que sucede en la casa y las hormigas, que deriva en la un tanto absurda explicación de lo que está pasando.


El bosque

Año de producción: 2004

País: EE.UU.

Dirección: M. Night Shyamalan

Intérpretes: Bryce Dallas Howard, Joaquin Phoenix, Adrien Brody, Sigourney Weaver, William Hurt, Brendan Gleeson, Michael Pitt, M. Night Shyamalan, Cherry JonesGuión: M. Night Shyamalan

Duración: 108 min.

Público apropiado: Jóvenes

Género: ThrillerExtras

Contenidos: Acción 2, Amor 3, Lágrimas 2, Risas 1, Sexo 0, Violencia 1 [de 0 a 4]

Repetirse o no repetirse, he ahí el dilema. M. Night Shyamalan, que escribe, dirige y produce este film, lo tiene claro: él no se repite, aunque sus detractores se empeñen en ver otra cosa. Lo que sí hace es aprovechar un género inmensamente popular, el de suspense, para abordar cuestiones de entidad e interpelar al espectador. Y cuenta con el uso de caminos narrativos inesperados, que enganchan. Por eso la experiencia de ver sus filmes sin saber mucho de ellos, apenas lo imprescindible, se agradece. Se disfrutan más.

Finales del siglo XIX. Un pueblecito aislado, rodeado por un bosque. Sus habitantes viven en relativa alegre camaradería, todos se conocen, con frecuencia tienen comidas al aire libre, todos juntos. Son gobernados por un grupo de mayores, que resuelven los problemas de la comunidad. Pero, única limitación, han acordado no salir nunca del pueblo, pues en el bosque habitan unas horribles criaturas, ‘los que no se pueden nombrar’. Mientras no traspasen los límites del villorrio, podrán vivir en paz. Pero de lo contrario.

Nuevos desafíos para Shyalaman, brillantemente superados. El primero, crear su primera protagonista femenina fuerte, el de la ciega Ivy. Tal personaje sirve para plantear la existencia de varios tipos de ceguera; y conduce a una delicada historia de amor, con la escena del porche, resuelta con maestría. Y hay aún más amores, amores secretos no confesados. Y secretos, secretos no comunicados. Porque la cuestión de la transparencia, de mostrar las cosas como son, de hablar claro, sigue presente en el cineasta de origen hindú. Y luego está el miedo. Miedo distinto del terror (aunque hay un pasaje en el bosque, donde Ivy bien podría ser bautizada como ‘Caperucita amarilla’, de enorme fuerza, capaz de asustar a cualquiera), y de más largo alcance de lo que podría parecer. Se trata del miedo al exterior, a un peligro que nunca ha sido afrontado en serio. Permanecer enclaustrados en el pueblecito tiene su contrapartida: faltan medicinas y otras cosas buenas, a las que se ha renunciado para evitar a los monstruos.

Controlar esta historia no es tan sencillo. Para crear la atmósfera precisa, la puesta en escena es esencial. Y el director sabe mover todas sus fichas: el sonido y la música, tan cruciales en su cine; los movimientos de cámara, con un inesperado uso del zoom; el diseño artístico del pueblo, en localizaciones invernales, y no en estudio. Los personajes y su desarrollo son importantes. Shyamalan sigue probando que es un excelente director de actores. En el film reúne a un reparto de aúpa (Joaquin Phoenix, Adrien Brody, William Hurt, Sigourney Weaver, Brendan Gleeson), que maneja bien, e incluso se permite jugar a lo Hitchcock en Psicosis, con la desaparición a mitad de trama de un actor.


Shutter Island

Fuente: filasiete.com

Año de producción: 2009
País: EE.UU.
Dirección: Martin Scorsese
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Mark Ruffalo, Ben Kingsley, Emily Mortimer, Michelle Williams, Max Von Sydow, Jackie Earle Haley, Elias Koteas, Patricia Clarkson
Género: Drama, Terror, Thriller

Scorsese hace una película de serie B con aspecto y reparto de A, que pasados los primeros 30 minutos pierde casi todo el interés, para terminar siendo casi obvia.
Además de ésta, otras dos novelas de Dennis Lehane han sido llevadas al cine: Mystic river, por Eastwood en 2003; y Adiós, pequeña, adiós, por Ben Affleck en 2007. La segunda me gusta mucho más que la primera, que es de esas películas poderosas en las que los actores están muy bien pero la historia deja mucho que desear.
Shutter island es una novela editada en 2003, un best-seller que cuenta la historia de un atormentado policía (buen trabajo de Leonardo DiCaprio) que llega en 1954 a un aislado psiquiátrico en el que están internados enfermos que han cometido crímenes para investigar la desaparición de una parricida.

La novela, otra historia muy de Lehane sobre la violencia criminal y sus devastadores efectos sobre las personas y su vida familiar, es de algún modo un experimento formal que fusiona elementos de la novela pulp, de la literatura gótica victoriana y de las películas conspirativas de serie B de los años de la guerra fría.Laeta Kalogridis (autora en 2004 de los libretos de la rusa Guardianes de la noche y del Alejandro Magno de Oliver Stone; y en 2007 del violento remake El guía del desfiladero a cargo del director de La matanza de Texas) no parece la guionista más adecuada para un director como Scorsese y menos para una película de semejante argumento. Su guión tiene unos notables problemas de estructura, y unos puntos de giro que impiden que la película encuentre el tono que busca, en buena medida porque la novela es difícil de llevar al cine.
Parece claro que la película sería bastante mejor con 30 o 40 minutos menos, y por otra parte, lo que se cuenta da poco de sí: puedes terminar con la sensación de que las vueltas y revueltas de la historia, el preciosismo fotográfico y el cuidado diseño de producción, solo sirven para evidenciar las carencias del relato. Hay una artificiosidad en la trama, que a película vista, cuando se ha enfriado el fuego de unas buenas interpretaciones y de una puesta en escena llamativa, resulta un tanto irritante.
En 1993, después de la excelente La edad de la inocencia, aún podíamos hablar de Scorsese como uno de los grandes directores del cine norteamericano. Si recapitulamos estos 17 años transcurridos, podemos afirmar que su filmografía posterior queda lejos del nivel de obras como Toro salvaje (1981) y Uno de los nuestros (1990): hay mucho oficio pero la genialidad ha desaparecido.


El orfanato

Fuente: decine21.com

Año de producción: 2007
País: España
Dirección: Juan Antonio Bayona
Intérpretes: Belén Rueda, Fernando Cayo, Geraldine Chaplin, Montserrat Carulla, Mabel Rivera, Andrés Gertrúdix, Roger Príncep, Edgar Vivar
Género: Terror
Duración: 100 min.
Público apropiado: Jóvenes
Contenidos: Acción 2, Amor 2, Lágrimas 1, Risas 0, Sexo 0, Violencia 1   [de 0 a 4]

Laura y Carlos, un matrimonio con un hijo pequeño, Simón, se dispone a inaugurar una minirresidencia para niños discapacitados, situada a las afueras de una localidad costera. El antiguo caserón, reacondicionado para su nueva función, fue la sede años atrás un orfanato, entre cuyas paredes creció Laura, antes de que fuera finalmente adoptada. Recién instalados con la ilusión de ayudar a los futuros huéspedes de la residencia, y en vísperas de ponerla en marcha, se acentúa la costumbre del pequeño de jugar con sus “amigos invisibles”. Lo que sus padres consideran una afición más o menos inofensiva, pero que debería ser erradicada, crece de grado cuando el chaval asegura tener como compañeros de sus juegos a antiguos habitantes del lugar. El extremo de conducta tan poco convencional se alcanza en la jornada de la inauguración: entre los niños que van a ser internados y sus familiares, se deja ver un pequeño con uniforme de otra época y la cabeza cubierta con un capuchón; tal hecho coincide con una discusión entre Laura y su hijo, que termina con la inexplicable desaparición de este último. Los esfuerzos de la policía para dar con su paradero se revelan inútiles, y la madre, convencida de que para explicar los hechos no bastan las explicaciones puramente racionales, confía en la ayuda de un equipo de espiritistas.

Notable muestra del género de terror, supone el debut en la dirección de Juan Antonio Bayona. El cineasta, respaldado en la producción por Guillermo del Toro -que se apuntó un tanto notable en 2006 con El laberinto del fauno, film también fantástico de producción española, y ganador de 3 Oscar-, consigue producir auténtico miedo; y lo hace con sutileza, sin recursos facilones: incluso los golpes de efecto -el atropello, las carreras por la playa, los hallazgos macabros, el recurso a los juegos infantiles.- tienen un agradecible punto de contención. Ciertamente están presentes muchas de las convenciones del género -aunque Geraldine Chaplin está estupenda, su personaje, sensible a las manifestaciones de los espíritus, o el siniestro caserón, remiten a títulos como Poltergeist-, pero Bayona sabe darles un toque personal, y demuestra llevar bien aprendida la imprescindible “asignatura” del género, la creación de atmósferas, de tensión y angustia crecientes; además, sabe concluir de modo sugerente -otra “asignatura” nada fácil-, sin aspavientos; todo apoyado en un concepto fuerte capaz de sostener la trama, el del amor de una madre por su hijo. Belén Rueda lleva la mayor parte del peso interpretativo de la película, y resiste bien el embate, primero en su faceta de madre de familia ilusionada con abrir la residencia, luego como mujer destrozada por la desaparición del hijo y la creciente sensación de que se está distanciando de su marido, que no ven las cosas del mismo modo, como sería deseable.